Publicite en Argentinaturismo

Circuito de los Seismiles de Catamarca

Circuito de los Seismiles de Catamarca, Argentina

Dueña de maravillas únicas, Catamarca sorprende en cada rincón por el que se desplaza. Encantadora por dónde se la vea, regala el Circuito de los Seismiles para que nadie se vaya de estas tierras sin admirarlas en toda su magnitud.

Circuito de los Seismiles en Catamarca Imagen - Secretaría de Turismo de la Provincia de Catamarca

Partiendo de San Fernando del Valle, y siguiendo el recorrido de la Ruta Nacional Nº 60 hasta llegar al Paso de San Francisco, que comunica a la provincia con Chile, el paseo permite apreciar cómo el relieve se va elevando lentamente y se combina con ciudades, parajes, y todo el esplendor de gigantes picos montañosos que alcanzan los seis mil metros de altura.

Tinogasta es una de las primeras localidades que aparece e invita a detenerse. Con la imponente Cordillera de los Andes divisándose sobre el horizonte, el turista encontrará todos los servicios necesarios y dos museos apasionantes. Luego de atravesar pintorescos pueblos que se alzan entre la aridez cada vez más intensa, la ciudad de Fiambalá propone relajarse en sus termas, conocer su historia, y visitar un museo dedicado a las expediciones que conquistaron algunos de los cerros de este circuito.

Y ahora sí, la ruta conduce a los verdaderos protagonistas de esta propuesta turística. La primera sorpresa se eleva hasta los 6882 metros y es el volcán inactivo más alto del mundo: el Monte Pissis. Conocido también como Pillán Huasi convoca a montañistas de todo el mundo que ansían conquistar su cumbre.

Circuito de los Seismiles en Catamarca Imagen - Secretaría de Turismo de la Provincia de Catamarca

Apenas con unos metros menos, el cerro Ojo del Salado exhibe sus laderas occidentales nevadas junto a curiosas formas geométricas provocadas por la fuerza del viento. También se observan algunas fumarolas que denotan la incipiente actividad volcánica. Rodeándolo, los paisajes de esta región son un arco iris que varía a cada paso: el radiante sol hace brillar las montañas rojizas; un mar blanco irrumpe para dar lugar a los salares de la Laguna Negra y del Hombre Muerto; el turquesa de las aguas se impone junto al espectáculo de las garzas rosadas en la Laguna del Peinado y la Verde.

Continuando, la carrera por llegar más cerca del cielo posiciona al Cerro Tres Cruces con sus 6749 metros; el cerro Walter Penck está a 6.658 metros; El Muerto alcanza los 6500 metros. Llegando al final, el cerro Incahuasi despliega sus 6640 metros y avisa que el Paso de San Francisco está cerca.
Durante el recorrido el visitante podrá maravillarse con otros picos montañosos que superan los seis mil metros, como los cerros San Francisco; Nacimiento; Fraile; Ojos de Las Lozas; y otros que llegan a medir más de 5000. Todo en el este de la Provincia de Catamarca, dónde la Cordillera de los Andes se recuesta, y el aire del noroeste completa este itinerario atrapante, emocionante y tentador.