inca

Maravillas de la naturaleza que no dejan de sorprendernos

La Corona del Inca es un paisaje impactante, donde la magia de la naturaleza se hace presente. No es fácil su acceso, sólo apta para aventureros con ganas de disfrutar de aquello que nos hace sentir de pronto, pequeños.

Está ubicado a unos 520 km de la capital riojana y se puede acceder a través de vehículos 4 x 4 que deberán pasar por escenarios de la cordillera, lomadas de arena e incluso atravesar ríos. Allí se encontrarán con lagunas pobladas de flamencos rosados, paisajes dominados por penitentes y toda la magnitud de los altos picos cordilleranos.

Para llegar hay que realizar una travesía intensa que lleva un día completo y que comienza en las localidades de Vinchina o Alto Jagüe, para luego atravesar la Quebrada del Peñón, la Reserva Provincial Laguna Brava y la Pampa del Veladero, un valle desértico del que emerge un sinfín de penitentes e imponentes montículos de hielo desafiantes.

La subida sigue intrépida y se debe continuar por el filo de la montaña desde donde se puede observar por ejemplo una cumbre nevada que se distingue de todas las otras: el Cerro Pissis, el segundo pico más alto de América. Finalizando este viaje maravilloso, al final del camino se encuentra la mágica Corona del Inca: un cráter ubicado a 5.500 m.s.n.m. que alberga en su interior un lago de color azul intenso, formado por aguas de deshielo. Los que llegan quedan atónitos de tanta belleza y esplendor que, para contemplar mejor, deben hacer un esfuerzo más: descender a pie hasta la orilla. Una vez allí el espectáculo es mayor, la majestuosidad de lo casi inaccesible. La travesía de la Corona del Inca lleva un día completo, de pura adrenalina y contacto con manifestaciones asombrosas y ocultas de la naturaleza.

Un regalo para exigentes que demanda cierto estado de entrenamiento y también la contratación de empresas especializadas que cuentan con el equipamiento necesario, asistencia logística, provisión de oxígeno, alimentación de alta montaña y equipos de rescate.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *