esteros

Aquí nomás, en Corrientes

Muy cerquita de todo, pero un tanto escondido como quien quiere ser descubierto, los Esteros del Iberá se ubican cual esa joyita escondida que cuando se descubre resplandece de manera increíble dejando boquiabiertos a quienes tienen el privilegio de recorrerlo. Desde el inicio los primeros paisajes prometen un recorrido increíble por un ecosistema sin precedentes, es que los esteros son el segundo humedal más importante sobre esta tierra.

Un escenario único de plena naturaleza recibe al visitante con un complaciente silencio combinado de un horizonte infinito de agua y pastizales.

Esta zona de humedales está disponible para ser explorado y reconocido con una máxima de respeto ante todo por lo natural. Se disfruta hoy, luego de un trabajo continuado y comprometido con el entorno, de la vuelta al pago de animales como el oso hormiguero, el tapir, el guacamayo rojo. También se encuentran yacarés, carpinchos, el Martín pescador, la cigüeña americana, la garza mora, el ocelote, el lobo gargantilla, algunos yaguareté, el yetapá de collar – una especie en amenaza de extinción-, el ciervo de pantanos, el aguará guazú, el venado de las pampas, el lobito de ríos, aves de pastizal, entre tantos otros.

Los esteros constituyen un ambiente natural prodigioso, una reserva natural que alcanza ni más ni menos que los 1.3 millones de hectáreas, un sitio que pugna por convertirse en un nuevo Parque Nacional. Dentro de este mismo sitio se encuentra una estancia fundada en 1868 por Bernardino Valle, un potentado hacendado quien se dedicara al desarrollo del negocio ganadero y al transporte de mercancías. Hoy este territorio está en manos privadas y se dedican a la recepción del denominado turismo de lujo, ya que cuentan con servicios de máxima en todos los aspectos pero a la vez desarrollan la industria forestal y ganadera. Este hotel funciona cual un all incluive, con guías locales, excursiones de caminatas, cabalgatas y navegaciones por el Paraná, una cocina de exquisiteces típicas y sabores regionales de la cocina guaraní, habitaciones impecables con salidas de cara al río que regalan los mejores espectáculos de atardeceres y amaneceres.

Los esteros combinan la posibilidad de conectarse con la naturaleza pero reparados por los mejores servicios.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *