imagen-115

Los pagos que enamoraron a Horacio Quiroga

La selva tiene la magia del color, los aromas, los sonidos, el conjunto comunica a los sentidos de una manera maravillosa. Fue quizás esta una de las razones por la que sus rincones inspiraron crónicas e historias del escritor Horacio Quiroga, quien se enamoró perdidamente de la selva Misionera. Su suelo llamativamente colorado, la vegetación espesa que se posa en la humedad, los árboles y enredaderas altísimas, encogen el marco de un cielo límpido. Un paisaje maravilloso, unas cataratas maravillosas.

Misiones presenta una postal a cada paso, es por ello que se encuentra entre los destinos más elegidos. Allí se encuentra el Sendero Macuco, un recorrido más agreste y menos conocido por la muchedumbre, que permite penetrar a zonas más salvajes, llegar a saltos de agua cristalina y experimentar un contacto más personal con la naturaleza. El trayecto suma unos tres kilómetros y medio, en donde hay que alistarse cómodamente arropado para recorrer y poder observar coatíes, tucanes, monos, mariposas multicolores, mojones amarillos, diversidad de aves, árboles hasta 40 metros de altura y de cientos de años.

También se puede hacer interpretación de la naturaleza, acompañados de la voz autorizada de un guía, caminando o en vehículos 4 x 4. Al llegar al final del corredor se llega a un mirador increíble que se abre a la caída de agua de un arroyo cristalino, afluente del Río Iguazú. El Sendero Macuco es una versión de aventura para seguir descubriendo la selva misteriosa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *