gauchito

Corrientes, la tierra del Gauchito Gill

Perteneciente a la región mesopotámica, Corrientes se distingue por sus plantaciones extensas, innumerables humedales y paisajes de gauchos a caballo por calles sin asfalto y casas modestas. Esta tierra de mucha tradición también posee playas maravillosas posadas sobre el Paraná donde pasar el verano y disfrutar de una buena pesca. Sin embargo hay muchos visitantes que son atraídos por una única motivación, conocer el santuario de su gaucho santo, el Gauchito Gill.

Podría decirse que después del Martín Fierro, el gaucho más famoso de Argentina es Antonio Mamerto Gil Núñez, más conocido como Gauchito Gil. Esta especie de Robín Hood de las pampas norteñas supo hacer justicia distribuyendo lo que quitaba a los que más tenían entre los pobres de la región. Cuenta la leyenda que nació en Mercedes alrededor del año 1840 y murió el 8 de enero de 1878, durante las guerras montoneras que enfrentaron a colorados (federalistas) y celestes (unionistas). La tradición popular le atribuye varios milagros de gran altruismo y por ello se le venera, se le construyó un santuario en la zona donde yacía su tumba, a unos pocos kilómetros de Mercedes.

El santuario es increíble por donde se lo mire, hasta el lugar asisten miles de peregrinos de toda Argentina, en especial cada 8 de enero, para pedirle favores, agradecerle  y llevarle homenajes. Se organizan peregrinaciones extensísimas de devotos que pacientemente llegan hasta el lugar conmocionados por el encuentro. Es un santuario muy especial, por su tamaño y por todo lo que se ha montado a su alrededor. Se han construido una cantidad de piezas sencillas donde se alojan todo tipo de ofrendas, pedidos y agradecimientos. Por ejemplo en una de ellas cuelgan cientos de vestidos de novia y de jovencitas que cumplieron sus quince años, como signo de agradecimiento. También regalos diversos, cintas rojas por doquier, fotos, placas de agradecimiento, patentes de autos, medallas e imágenes en cerámicas del gaucho venerado. El  lugar es digno de recorrer y conocer, para aquellos que creen y para los que se maravillan con las costumbres y creencias populares de toda una nación.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *