antartida

La Antártida, un destino solo para científicos?

Pues no, aunque es un territorio de acceso un poco más complicado la Antártida puede ser visitada por los turistas. Los meses ideales son de octubre a marzo pues es época de primavera y existen diferentes compañías que prestan el servicio.

Para acceder no es preciso tener pasaporte pero sí un permiso especial que gestionan en general las mismas compañías que organizan los viajes.

Allí todo se comercializa en dólares y aunque no hay mucho para comprar, sí está bueno llevar un remanente para comprar algún souvenier y por qué no tomarse un whisky  con hielo antártico.

Con respecto a la vestimenta las compañías proveen de ropa especial como botas de nieve y lo que hay que tener en cuenta es lo ideal que resulta vestirse en capas, por ejemplo medias y camisetas térmicas, luego pantalones de nieve, gorros, bufanda y campera impermeable, parka con capucha y guantes. Hace frío todo el tiempo, incluso en verano. Para quien se anima llevar un traje de baño, hay lugares donde pueden tirarse un chapuzón y es una experiencia increíble.

El paseo es maravilloso, siempre a bordo de cruceros o embarcaciones, allí se duerme, come y se traslada. Los desembarcos son para visitar el paisaje y avistar colonias de pingüinos, bases científicas, ruinas de estaciones de ballenas. Son paseos cortos pero bellísimos, el paisaje y la fauna lo ameritan. Desde la embarcación todo el tiempo se contempla un paisaje único e imponente.

También se hacen viajes en zodiacs, es decir recorridos cortos en botes semirrígidos que permiten acercarte mejor al espectáculo antártico.

En este tipo de viajes es imperioso seguir al pie de la letra las instrucciones de los guías ya que las características del lugar son muy especiales.

La Antártida es un lugar increíble que merece ser conocido.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *