tours en linea de turismo

Reinventando el turismo desde sus cenizas con los tours en línea

El mundo definitivamente ingresó en una etapa de parálisis y de caos económico con la llegada de la pandemia. Nadie, nunca, ni aún en sus pesadillas más horribles, hubiera imaginado que un día todo el sistema de vida al que estamos acostumbrados colapsaría tan rápido y tan de pronto.

La industria del turismo fue quizá una de las primeras víctimas de ese colapso económico, lo que no fue una sorpresa. Al fin y al cabo el turismo es una industria que sobrevive de acuerdo a los cambios coyunturales en cualquier momento y lugar donde acontecen. Lo cierto es que nadie que trabaje en turismo andaba preparado para algo tan catastrófico

En el Perú, la industria del turismo de Machu Picchu fue la más afectada, cientos de miles de peruanos se quedaron sin empleos de la noche a la mañana. Las calles del centro monumental de la maravillosa ciudad del Cusco quedaron completamente vacías, y los negocios alrededor cerrados. Una ciudad fantasma verdaderamente, un lugar que se había acostumbrado a vivir del turismo y de los millones de visitantes que la visitaban al año.

Después de una cuarentena durísima y  sin poder vencer a la pandemia, los pocos ahorros y recursos de la gente se agotaron y la necesidad de salir a trabajar se hizo necesaria.

Para los cusqueños, que andaban acostumbrados a vivir del turismo, la tarea era formidablemente difícil. La hora de reinventarse y encontrar una nueva fuente de ingresos para poder sostenerse parecía imposible. Guías profesionales de turismo, cocineros, trabajadores de la industria hotelera, y muchos otros, tomaron las calles como vendedores ambulantes informales. Unos vendiendo, verduras y frutas y otros haciendo lo mismo con productos de limpieza.

Sin embargo, para Miguel Gongora y Shandira Arque, ambos guías de turismo en el camino inca a Machu Picchu, el encontrar una nueva fuente de ingreso poseía un reto más importante, y eso era mantener vivo el espíritu viajero de la gente en tiempos de pandemia.

Es así que deciden crear una plataforma de expediciones virtuales en línea llamada Live Online Tours of the World donde se ofrecen algunos de los lugares más exóticos del mundo con el fin de que la gente pueda “viajar’ desde sus casas en tiempos de cuarentena.

“La idea de las expediciones en línea vino a nosotros accidentalmente” nos cuenta Shandira, una joven mujer que antes de la pandemia se dedicaba a liderar grupos de caminantes en las montañas de los andes del Perú.

“Tuvimos la suerte de que unos clientes nos pidieran que hagamos un tour online para celebrar el cumpleaños de uno de ellos, y después de hacerlo, nos dimos cuenta de que eso podría ser una nueva forma de ganar un poco de dinero mientras se mantiene viva la llama aventurera de los viajeros” continúa ella.

Y es que los Live Online Tours of the World que ellos manejan, nos abre una ventana a muchos destinos turísticos de importancia y otros tantos lugares exóticos y misteriosos tales como Irán, Turquía y Kilimanjaro en Tanzania, además de otros conocidos, como México, Machu Picchu, Egipto y la selva Amazónica.

“La mayoría de los guías que son parte del equipo, son amigos que conocimos en nuestros viajes por el mundo, ellos se unieron a nuestra iniciativa tan pronto les compartimos los pormenores  y vieron allí una oportunidad para poder conseguir recursos económicos y sobrevivir a la pandemia” – nos cuenta Miguel Gongora.

“Ahora tenemos casi diez destinos en nuestra plataforma y damos estas presentaciones en línea a clientes de todo el mundo en grupos de dos hasta 40 personas incluyendo ancianos, estudiantes y organizaciones públicas y privadas.

Este emprendimiento no fue el único de su clase, ahora hay sitios muy poderosos como Amazon y Airbnb y muchas otras empresas turísticas del mundo haciendo lo mismo. Y  aunque parezca que son competidores, los creadores de Live Online Tours of the World no sienten los efectos de eso porque el producto es nuevo y quizá solo dure mientras dure la pandemia.

Para nosotros, esta iniciativa nos muestra que aun en tiempos difíciles, uno puede hacer lo que le gusta, como es el caso de Shandira y Miguel, a pesar de las circunstancias negativas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *