Llévame en tu bicibleta…

Un paisaje, puede obsequiarnos mil perspectivas, todo depende del lugar desde el cual lo miremos. Por eso en esta oportunidad recorreremos el camino de los siete Lagos, que comienza en San Martín de los Andes y finaliza en Villa La Angostura, nada más ni nada menos que en bicicleta.

Para sumare a esta gran aventura no es preciso ser experto sí quizás tener afición por el rodado para no padecerlo y poder disfrutarlo, ya que son 112 kilómetros de un camino que se reparte mitad asfalto, mitad ripio. Sin embargo la promesa de lo que nos depara resulta inspiradora incluso para aquellos que no suelen elegir este tipo de paseos. Siete de los más hermosos espejos de agua de nuestro querido sur se conectan en este recorrido.

Comenzamos pedaleando hasta el primer lago el Lácar, situado junto a San Martín de Los Andes. Siguiendo el trayecto se encuentran sorpresas como el Arroyo Hermoso, para dar paso unos kms. más adelante al Lago Hermoso (no incluido entre los siete) pero bellísimo como lo indica su nombre. Otros lagos espectaculares, ubicados uno frente al otro son el Falner y el Villarino, importante hacer una parada para deleitarse con tanta belleza imperturbable. Siguiendo el recorrido aún por asfalto abre sus puertas el maravilloso Nahuel Huapi, donde se puede disfrutar de un punto panorámico esplendoroso.

Continuando la aventura de percibir la brisa fresca con aroma a naturaleza, el sonido de las aves, el murmullo del agua, los bosques que pasan como viñetas en los costados, la montaña arriba, así aparece El Lago Escondido. Posteriormente y con paisajes igualmente de grandiosos aparece el Pichi Traful, al que se llega por un animado camino en bajada con curvas y contracurvas. El próximo punto, el Lago Correntoso, enorme espejo de agua que se deja ver desde tres ópticas.

Finalmente se presenta el Lago Espejo, un lugar único donde la belleza y abundancia de sus aguas convocan a aficionados a los deportes acuáticos como ski, wakeboard y windsurf.

Y de esta forma termina una travesía única que estimula todos los sentidos, nos permite percibir la naturaleza a pleno y nos conecta con lo mejor de la de ella.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *