Había una vez Maschwitz

Arboledas exuberantes, un repertorio gastronómico interesante, la tranquilidad de los pueblos que aún conservan el valor de “conocer al vecino”, con el plus de propuestas de paseo, arte, música y vida natural, con estéticas chic y hasta vanguardistas.

 

Ingeniero Maschwitz está ubicado en el Km. 47 al noroeste de la ciudad de Buenos Aires, en el partido de Escobar y ha echado fama principalmente por el Polo Gastronómico de calle Mendoza. Allí podemos encontrar el Mercadito Maschwitz, Quo Container Center y otras alternativas con ofertas exóticas.

El Paseo Mendoza presenta una estética particular, construido predominantemente con madera, chapas, vidrio y mucho color, es el albergue de talleres de arte, pintura, tejido, alfarería, estudios de música y shows al aire libre.

Otra opción es el Mercadito Mascwitz, un paseo comercial a cielo abierto construido con chapas de colores, ventanales de vidrios repartidos, hierro y materiales reciclados. Como todo mercadito de buen nombre posee verdulerías muy completas, restaurants con platos nacionales e internacionales, negocios de ropa, de diseño de autor y antigüedades.

Una vanguardia arquitectónica, es el Quo Container Center, realizado íntegramente con containers pintados de colores exultantes, conforman un núcleo de casas de ropa muy “in” y alternativa, restaurantes de sushi y pizzerías.

Para completar la invitación y dando un giro de 180°, se puede visitar la Estancia lo Arenales, que data 1889. Un casco muy bien conservado, declarado monumento histórico nacional, con galpones, boxes, caballerizas, silos, una usina eléctrica, lavandería, la capilla y una interminable forestación que posee más de 30.000 ejemplares de diversas especies.

Ingeniero Maschwitz es sin dudas un destino diferente, donde las cosas se hacen diferente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *