Chapelco-Volcan-Lanin

Parques Nacionales, con la llegada de la primavera se llenan de colores

La primavera es la niña bonita, y esto se lo debe al despliegue de colores, aromas y verdes que resplandecen en esta estación. Los lapachos rosados, amarillos, negros y blancos, son un derroche de colores llamativos y aparecen en muchos de los parques de nuestro país. Por ejemplo en el Parque Nacional Río Pilcomayo de Formosa, ubicado en Formosa, los parques Calilegua, El Rey, Bartitú y la Reserva Nacional Pizarro, en Salta y Jujuy.

También las enredaderas de pasionarias o mburucuyá, crecen agarrándose de cercos y postes, desbordando color liliáceo suave, creciendo a mansalva en los Esteros del Iberá.

Los jacarandás violáceos, los cardones con sus flores blancas y rosas, los espinillos con su amarillo intenso, colorean los campos y sierras del norte y centro del país, revistiendo a sus parques con las mejores galas.

Llegando al sur, en los altos de las montañas pero también en los valles, el rojo rabioso de los notros corona el Parque Nacional Lanín, y se extienden conformando un largo sendero de color desde Neuquén  hasta el Parque Nacional de Tierra del Fuego. Se suman los arrayanes con sus flores blancas, el naranja de las mutisias, el amarrillo de los amancay, entro tantas especies.

Los senderos de los Parques Nacionales de nuestro país explotan en la primavera, invitando a recorrerlos, haciendo trekking, ciclismo, escalando e incluso remando. De cualquier forma el visitante se encontrará con paisajes de colores que conectan los sentidos con lo mejor de la naturaleza.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *