jesuitas

La Candelaria, una estancia Jesuítica en un paisaje imponente

Ubicada en el departamento Cruz del Eje, al norte de las Sierras Grandes se ubica esta construcción que debe su nombre a la Virgen de las Candelas.

La estancia conserva mucho de sus orígenes y está rodea de ríos y sierras. Su origen se remonta al 1600, cuando fue donada a los jesuitas por la familia del capitán García Vera y Mujica. Allí se criaban mulas que eran vendidas para ser llevadas al Potosí. Esos ingresos se usaban para contribuir al sostenimiento del Colegio Máximo de Córdoba. Por otra parte se realizaban cultivos y tenían un molino y estos productos eran para abastecer a la misma congregación.

Según datos de la época la relación entre los jesuitas y los esclavos era muy particular, solían traerlos en familias enteras y no los comercializaban individualmente. Estos hacían trabajos de mantenimiento y limpieza.

La construcción muestra formas propias de un fortín, ya que se supone sufrían ataques de pueblos originarios que se disponían a los alrededores. Si uno recorre las instalaciones se pueden ver los restos del sistema hidráulico: el tajamar, las acequias y también de un molino. Después de la expulsión de los jesuitas, la Junta de Temporalidades ordenó el fraccionamiento de las tierras; la fracción donde está la estancia quedó en manos de la familia Portela, que la mantuvo como unidad de cría de ganado. Fue en el año 1941, cuando fue declarada Monumento Histórico Nacional y el Gobierno de Córdoba la compró en 1982. Desde ese momento pasó a ser uno de los atractivos turísticos históricos más importantes del lugar.

Para llegar: la Candelaria está en el departamento Cruz del Eje, a 150 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Desde la capital hay que ir por la ruta provincial 38 hasta Villa de Soto y de allí hasta La Higuera, 54 kilómetros por camino de tierra. Desde Tanti, por el camino de Cuchilla Nevada, 68 kilómetros y por el de Piedra Azul, 78 kilómetros. Son de ripio. También se puede llegar desde La Falda por Characato, 55 kilómetros. Hay que ir en auto.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *