Publicite en Argentina Turismo

Ruinas Jesuiticas, Misiones, Argentina

en Misiones, Argentina

    -

Las Reducciones Jesuíticas de San Ignacio constituyen un insoslayable vestigio de la epopeya de los padres jesuitas, la cual tuviera su fin abrupto por orden de Carlos III, tras 200 años de evangelización y educación en esta tierra misionera. Tierra de historia, leyendas, magia y misterios.

San Ignacio Miní
Las Ruinas de San Ignacio Miní constituyen un centro de peregrinación constante en la provincia de Misiones. Según narra la historia, los sacerdotes José Cataldino y Simón Masceta habían fundado en 1610, en la región del Guayrá (Brasil), la reducción de San Ignacio Miní, junto a otras que, en 1631, serían asediadas en forma constante por los cazadores portugueses de esclavos (bandeirantes). Sólo el pueblo de San Ignacio y el de Nuestra Señora del Loreto sobrevivirían a los ataques, emigrando en 1632 y estableciéndose a orillas del río Yabebirí, en la actual provincia argentina de Misiones.
San Ignacio Miní se establecería en el sitio donde hoy perduran sus ruinas en el año 1696. Posteriormente, todas las reducciones, incluso ésta, serían destruidas por los paraguayos en 1817, y restauradas en forma total en la década de 1940, situación que permite apreciarlas actualmente.
Hoy día, las Ruinas de San Ignacio Miní son poseedoras de un importante valor en la provincia de Misiones, considerándoselas parte significante de la historia y conservándoselas como un destacable atractivo turístico.
Fueron declaradas Monumento Histórico Provincial en 1969; Monumento Histórico Nacional en 1983, y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1984.

Nuestra Señora de Loreto
Una vez asentada en Misiones, esta reducción se destacó por la tenencia de la primera imprenta americana y de una importante biblioteca; así como por su diversidad productiva. En el conjunto jesuítico sobresale el templo, donde se hallan sepultadas las reliquias de Antonio Ruíz de Montoya; mientras que otros de los elementos significativos son los restos de la Capilla de la Virgen de Loreto.

Santa Ana
La primera fundación del pueblo jesuítico guaraní de Santa Ana data de 1633 en territorio brasileño. A raíz de las invasiones de los bandeirantes se fue desplazando hasta que en 1660 se asienta en el sitio definitivo. Conserva uno de los más voluminosos vestigios arquitectónicos. Es Monumento Provincial desde 1969; Nacional desde 1983, y Patrimonio de la Humanidad desde 1984.

Santa María La Mayor
La reducción de Santa María es el único conjunto jesuítico de la costa occidental del río Uruguay que conserva restos arquitectónicos. Exhibe muros de gran porte y excelente resolución técnica, restos de capillas, tajamares, zanjas y caminos. Es notable el estado de conservación de los restos de la residencia, los talleres y del templo provisorio, ya que el original quedó destruido por un incendio a principios del S XIX.
Es Monumento Nacional desde 1945 y Patrimonio de la Humanidad desde 1984.

Las Ruinas de San Ignacio se hallan abiertas al público diariamente de 7:00 a 19:00
TEL (03752) 470186

Volver
Servicios Turísticos