Publicite en Argentina Turismo

Circuito del Valle Lunar, San Juan

Circuito turistico del Valle Lunar, San Juan, Argentina

El Circuito del Valle Lunar es una de las propuestas atrapantes que la Provincia de San Juan regala para conocer la belleza agreste que regalan sus imponentes postales. Con un recorrido de aproximadamente 300 kilómetros, el paseo comienza en la localidad de Caucete y finaliza en el majestuoso Parque Provincial Ischigualasto dónde espera el sorprendente Valle de la Luna.
Las Rutas Nacional 141 y 510 van marcando el itinerario, mientras atraviesan pequeños parajes que estallan de tranquilidad sanjuanina.


Caucete
A 30 kilómetros de San Juan Capital

Pueblo cuya vida se reduce a una calle diagonal donde todo pasa: actividades comerciales y productivas, encuentros sociales, movimiento matutino y vespertino. Caucete es además conocida por haber sido epicentro del último terremoto sufrido por la provincia de San Juan, el cual sacudió a numerosas localidades en aquel noviembre de 1977.
Importante zona agrícola y vitivinícola, Caucete ostenta como principal atractivo turístico el sitio denominado Baño del Indio. Una quebrada de imponentes paredes de piedra sobre las que se conserva un valioso patrimonio ideográfico de la época incaica. A este místico espacio sólo es posible acceder caminando.
Caucete, es la ciudad cabecera del departamento homónimo, se alza unos 250Kms. hacia el sudeste de Villa San Agustín del Valle Fértil.


Caucete, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Vallecito - Santuario de la Difunta Correa
A 180 kilómetros de Valle Fértil

Levantado en memoria de Deolinda Correa, la mujer que según la voz popular habría continuado amamantando a su hijo después de perder la vida en el desierto; este lugar se ha convertido con el tiempo en un centro de turismo y peregrinación, tanto para sanjuaninos como para argentinos en general y también para extranjeros.
Cada abril, una cabalgata concretada por más de dos mil gauchos llega hasta el Santuario de la Difunta Correa para finalizar con jineteadas, fogones y espectáculos artísticos.
Una galería de venta de productos regionales y artesanías, un hotel, un restaurante, y una estación de servicios completan el predio recibiendo año a año a miles de visitantes.
Se halla emplazado sobre la Ruta Nacional Nº 141, a escasa distancia de Caucete.


Chucuma
A 57 kilómetros de Valle Fértil

Invadida por paisajes atrapantes, la pequeña comunidad de Chucuma se alza a orillas de la Ruta Nacional N° 510 sobre la base de la Sierra de la Huerta. Unas pocas casas de adobe se esparcen entre postales que mezclan los característicos cardones, el monte nativo, y la presencia mágica del río Chucuma que transforma a la región en un verdadero oasis.
Quienes visiten la comunidad podrán llegar hasta la Hermita de la Virgen del Silencio y explorar los petroglifos ubicados al pie de las serranías.


Astica y Las Tumanas
Aprox. a 35 kilómetros de Valle Fértil

Rodeadas de ríos y quebradas estas comunidades rurales del este sanjuanino invitan a disfrutar del contacto directo con la naturaleza. Esta región fue bendecida con tierras muy fértiles, por lo que fueron elegidas como lugar de asentamiento de los pueblos indígenas. En la actualidad se pueden encontrar vestigios de la presencia originaria como lo son importantes morteros de piedra fijos.
Además, desde Astica se puede ascender a las Sierras de Elizondo, disfrutar del trekking, y las cabalgatas por la quebrada; mientras que en Las Tumanas se puede visitar una antigua estancia con Ruinas Jesuíticas.


San Agustín del Valle Fértil
Aprox. a 80 kilómetros del Parque Provincial Ischigualasto

Centro turístico del Valle Fértil, la encantadora Villa San Agustín brota en el centro este de la provincia de San Juan, deslumbrando a los visitantes con su nutrida vegetación y su panorama serrano determinado a cada paso por una multiplicidad de cactus. Ciudad tranquila erigida al pie de las sierras, abre caminos hacia el norte y el sur tentando con sus privilegios naturales y las magníficas obras del hombre en sus tierras.
San Agustín del Valle Fértil es un inconfundible paraje sanjuanino de paisajes rústicos atrapantes, y habitantes cordiales y hospitalarios. Leyendas, testimonios, artesanías, platos típicos, todo refuerza el sostenimiento de la tradición que ya se ha hecho costumbre por estos pagos.
Tejidos y trenzados artesanales; museos de índole antropológica, arqueológica y mineralógica; oferta hotelera, gastronómica, deportiva; y nuevos establecimientos de turismo rural, en la modalidad de hospedaje y día de campo; conforman una cartelera turística a tener muy en cuenta.


San Agustin del Valle Fertil, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Usno
A 10 kilómetros de Valle Fértil

Recibiendo a sus visitantes con una tranquilidad encantadora que parece contagiarse a quienes lo visitan, Usno se abre paso en el centro-este sanjuanino regalando toda su belleza autóctona, expresada en ríos, quebradas, y una vegetación que sorprende por su intenso verde.
Los alrededores de la comunidad aparecen salpicados por cultivos de olivos y hierbas aromáticas, o transitadas por el ganado caprino.
Quienes lo visiten podrán conocer el Museo Piedras del Mundo, que cuenta con una importante colección de cristales, rocas, metalíferos y piedras ornamentales, provenientes de distintos lugares del planeta. Y para los visitantes que prefieran la naturaleza pura, el majestuoso río Usno junto a la flora y la fauna de la región, garantizan el disfrute de cualquier actividad al aire libre.


Usno, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Parque Provincial Ischigualasto
Aprox. a 80 kilómetros de Valle Fértil

Sorprendente paisaje desértico plagado de formaciones arcillosas, e impregnado de historia y geología, el Parque Provincial Ischigualasto, más conocido como Valle de la Luna, se extiende a lo largo de más de 60 mil hectáreas, a unos 300 Kilómetros de la ciudad de San Juan, arrogándose el papel de principal atractivo turístico de la provincia cuyana.
En el período Triásico de la Era Mesozoica, esta región constituía un inmenso lago, rodeado de frondosa vegetación, que funcionaba como hábitat de una gran variedad y cantidad de especies. En la actualidad, todo lo que puede verse es desierto. Un enorme, magnífico y multiforme desierto. Fue aproximadamente hace 60 millones de años que las masas rocosas de las Cordilleras de los Andes apretaron a la zona de Ischigualasto contra las Sierras Pampeanas (Valle Fértil), poniéndolas al descubierto y exponiéndolas a los agentes erosivos. De este modo, la naturaleza por sí misma ha tallado las más asombrosas siluetas que la mente humana ha relacionado con cosas de la vida cotidiana.


Valle de la Luna, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Valle de la Luna
“El Gusano”, “La Esfinge”, “El Submarino”, “El Hongo”, son algunas de las más atrayentes formaciones del Valle de la Luna, destacándose aún más la casi inexplicable “Cancha de Bochas”, una superficie sumamente plana sobre la que yacen esferas perfectamente pulidas en forma circular, conformadas por el mismo material del suelo. El Valle Pintado, un entorno de suaves lomadas con capas de colores ocres, violáceos y gris ceniciento, donde se han hallado los restos fósiles más importantes; y el Paisaje Lunar, que encanta la mirada de todo aquel que se acerca a este sitio casi mítico; adicionan seducción al ya fascinante Valle de la Luna.
Bellezas inigualables, sensaciones indescriptibles, experiencias inolvidables, el atemporal Valle de la Luna, San Juan, resiste constantes mutaciones que lo tornan un espacio único siempre válido de volver a visitar.

Valle de la Luna, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Las Geoformas
Las geoformas constituyen los rasgos sobresalientes del paisaje del Valle de la Luna. Producto del desgaste diferencial de las distintas clases de rocas, estas extrañas y encantadoras formaciones reciben sus nombres de las relaciones que la mente humana ha hecho entre ellas y cosas de la vida cotidiana. Algunas de ellas se describen a continuación:

Cerro Morado: constituido por grandes capas de basaltos, domina el paisaje con sus 1.400 metros de altura sobre el nivel del mar. Su observación, tanto desde el este como desde el oeste, lo asemeja, según la interpretación popular, a un indio acostado con la cabeza dirigida hacia el norte.

Cancha de Bochas: consiste en una superficie sumamente plana sobre la que yacen esferas perfectamente pulidas en forma circular, conformadas por el mismo material del suelo. Aún no se comprende el proceso de conformación de esta maravilla.

El Hongo: es una clara muestra de la erosión diferencial, arenisca dura arriba y arcilla blanda abajo. Composición a la cual se debe la más rápida erosión de la parte inferior, lo que provoca la apariencia que le da nombre.

Valle Pintado: por su semejanza con un paisaje lunar, recibió en un momento el nombre de Valle de la Luna, término que se hizo extensivo a toda el área. Compuesto principalmente por arcillas y cenizas volcánicas, junto con arenas y otras clases de rocas, ha respondido de una manera muy peculiar al ataque de los agentes erosivos, dando por resultado un paisaje de suaves lomadas con capas de colores ocres y violáceos intercalados entre el gris ceniciento. Es aquí donde se han hallado la gran mayoría de los fósiles.

El Gusano, La Esfinge, El Submarino, son otras de las más destacables geoformas que brindan su atractivo al mítico y fascinante Valle de la Luna.

Valle de la Luna, San Juan Imagen - Argentinaturismo.com.ar

Parque Nacional Talampaya – Pcia. de La Rioja
A 75 kilómetros del Parque Nacional Ischigualasto

Reconocido por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad, el Parque Nacional Talampaya, se alza en las serranías bajas hacia el oeste de la provincia de La Rioja, allí donde existía desde 1975 una reserva provincial, exhibiendo su gran belleza paisajística, y sus tesoros arqueológicos y paleontológicos.
Extendiéndose en una superficie de 215 mil hectáreas, constituido por enormes y extrañas formaciones, producto del paso del tiempo y la acción de los agentes erosivos, y envuelto por un halo de misticismo que alimenta su atractivo, Talampaya ostenta imponentes cañadones de rectos y altos paredones, en los cuales se descubren las imágenes del Monje, el Rey Mago, La Torre, entre otras.
Con una flora predominante arbustiva, rala y achaparrada, este río seco del tala, como reza su nombre en voz quechua, presenta enormes dimensiones prácticamente desprovistas de vegetación, mientras la mayoría de las plantas dispersas en el territorio se arrogan bondades terapéuticas. Sobre los cauces temporarios se desarrollan bosques abiertos con algarrobos, y en la zona de Los Cajones, molles de beber.
Protector de especies autóctonas, el Parque resguarda y es hábitat de animales como el guanaco, la liebre mara, cuises, vizcachas, zorros, hurones, ardillas de las sierras, y el pichi- llorón y el pichi- ciego que se hallan en peligro de extinción; siendo un espectáculo imperdible de presenciar, el vuelo del Cóndor Andino sobre el Cañadón de Talampaya.
Valor paisajístico, geológico, paleontológico y arqueológico, el Parque Nacional Talampaya se caracteriza además por resguardar una muestra representativa del monte, un ambiente desértico únicamente presente en Argentina, así como el retamo, la chica y la verdolaga.
No obstante sus maravillas naturales, la importancia de Talampaya también reside en su riqueza histórico- cultural, presente principalmente en los grabados figurativos -antropomorfos y zoomorfos- y abstractos -geométricos diversos-, realizados por hombres que habitaron la región miles de años atrás.
Trekking, safaris fotográficos, paseos contemplativos, avistajes, y toda actividad que imagine vivir en contacto con la naturaleza, el Parque Nacional Talampaya constituye un destino obligado en su visita a La Rioja.


Cómo llegar

Desde La Rioja capital, se accede a Talampaya transitando por Ruta Nacional Nº 38 hasta Patquía, para luego continuar por Ruta Nacional Nº 150 y Ruta Provincial Nº 26. El recorrido total es de 230 Kilómetros.


Talampaya Imagen - Argentinaturismo.com.ar


Destacados de San Juan



Servicios Turísticos